miércoles, 23 de agosto de 2017

"Elecciones cómo se construye el interés de los votantes", por Jorge Alvarez Nuñez

Con la estabilización democrática las elecciones en nuestro país, por suerte, han ido perdiendo dramatismo y por ende, son de un interés relativo para la población o el público masivo, volviéndose un tema de interés para los segmentos informados o bien, para las partes interesadas propias del sistema de partidos políticos, sindicales, periodísticos, etc.
Salvo en momentos donde se pone en juego el fin de un ciclo político o bien, frente a momentos de tensión económica y/o política, las elecciones tenderán a ir perdiendo interés en la agenda de la ciudadanía que a su vez irá ganando cierta apatía a las promesas o propuestas de campaña
Por ello, cada elección representa para los aspirantes a cargos electivos el desafío de llamar la atención del votante.
En los últimos años se han producido una serie de transformaciones en el funcionamiento del sistema de partidos políticos en nuestro país, modificándose la oferta de dos grandes partidos nacionales por una enorme variedad de sellos y etiquetas partidarias que duran lo que dura el proceso electoral.
Así los votantes pueden sentirse atraídos a conocer algo nuevo y los partidos políticos a reinventar sus figuras borrando su recorrido anterior, asumiendo la publicidad y el marketing un papel cada vez mayor en ese recorrido.
No importa tanto la expertis del aspirante al cargo o la solvencia de la organización partidaria para administrar posteriormente el estado, sino que por el contrario el protagonismo lo irá asumiendo el laboratorio de investigación que podrá detectar el nicho electoral donde el candidato o la propuesta electoral podrá salir de cacería. 
Bajo esta premisa las campañas electorales cada vez empiezan a parecerse más a una pelea de marcas en la góndola del supermercado que a una contienda discursiva o de contenido ideológico que supieron caracterizar durante fines del siglo XIX y todo el XX.
Primero se indago por medio de investigaciones cuantitativas, para conocer la opinión de las mayorías. Pero las sociedades cada vez menos homogéneas y cada vez más heterogéneas exigen una cada vez mayor precisión de diagnóstico. No existe un sola clase media, una sola clase obrera. Existen un sin número de clases medias, algunas aspiracionales, otras por ingreso, etc.
Para ello las técnicas de investigación comenzaron a profundizar con investigaciones cualitativas (los conocidos focus groups) para indagar a diferentes personas sobre temas diversos, dando paso a investigaciones cada vez más complejas, preponderando ahora las de microsegmentación. 
Esto significa reconocer que todos los votantes no son iguales y que todos los miembros del sector social “clase media” o “clase alta” o “clase baja” o “ABC1” o como se los quiera clasificar van a comportarse de la misma manera y entonces se requiere mayor precisión en el análisis muestral.
Las estrategias electorales más eficaces han incorporado la investigación de “Big data” que hoy predomina en las tecnicas de investigacion de mercado.
Ahora bien, todas estas técnicas sirven para tener información que permita saber que decirle al votante y como captar su atención. Cómo ir construyendo una audiencia para que en las elecciones el ciudadano levanté la vista en la góndola electoral y encuentre el producto a vender por la etiqueta electoral.

Por eso alguna premisas a tener en cuenta

- El periodo no electoral es el momento de construcción política: Entre elecciones se constituyen las audiencias, se las estudia, se les envía mensajes subliminales, se construyen “imágenes positivas” o “negativas”. 

- Al momento de oficializar las listas electorales podemos presuponer el comportamiento electoral posterior: Bien indagados, bien formados, tendremos los electores que les gusta la gaseosa con azúcar, los que toman sin azúcar y los que consumen agua saborizada.Si la oferta electoral para los consumidores de gaseosa con azúcar es una sola, es probable que su proyección electoral parta con el porcentaje de esos consumidores. Si en cambio la oferta para ellos, va dividida en dos o tres opciones, es seguro que una saque más que las otras pero no represente al total.

Las campañas sirven para consolidar el voto propio y si se puede, rapiñar algo del ajeno: En las campañas los partidos y los candidatos buscarán consolidar y fidelizar sus votantes. Si puede, tratara de rapiñar entre los votantes que pueden estar cerca de sus propuesta, pero difícilmente en ese periodo los candidatos logren que quien consume gaseosas sin azúcar quiera tomar la que lleva azúcar. 

Las elecciones, con la excepción de las situaciones extremas de crisis, tienen cierto grado de previsibilidad de la cual hablaremos en un próximo artículo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario